Coral Ricote: “Nos han educado con una concepción de los animales como objetos”

Por Marta López.

Me encuentro con Coral Ricote, activista portavoz de Igualdad Animal en Barcelona, en un restaurante vegano cerca de las Ramblas. Coral es joven, no pasa de los veinticinco años y me acompaña hasta el piso superior del restaurante, en el que ella ha estado muchísimas veces. Sentadas y acompañadas por un zumo y un té empezamos la entrevista.

Igualdad Animal es una organización de carácter internacional que promueve la defensa de los animales a través de campañas de concienciación, intentando dar un mensaje de respeto hacia los animales por parte de la sociedad.

Coral decidió hacerse vegetariana hace cuatro años y poco a poco se fue informando sobre el activismo y las campañas de concienciación. Acabó viendo la necesidad de dar a conocer a la gente la situación de los animales. “Me daba la sensación de que era algo olvidado, un tema que estaba en segundo plano”. Hace tres años decidió hacerse vegana y colaborar con Igualdad Animal.

C. Ricote: "Muchos se enfadaban porque se sentían cuestionados. Suena impactante pero realmente si lo vives… es impresionante". // NÚRIA EMILIO.

Coral Ricote: “Muchos se enfadaban porque se sentían cuestionados. Suena impactante pero realmente si lo vives… es impresionante”. // N. EMILIO.

“Creo que es un problema cultural que viene de raíz. Nos han educado con una concepción de los animales como objetos o de algo de lo que se puede sacar provecho. Estamos acostumbrados a verlos como comida”. Aun así, Coral asegura que ha visto cambios en los últimos años. La gente muestra cada vez más interés, sobre todo los jóvenes. En Igualdad Animal se realizan investigaciones para sensibilizar, mostrando la realidad que hay detrás de la industria de explotación animal. De este modo, causan un impacto en la manera de pensar de las personas.

Coral me cuenta un poco más acerca de la última investigación del equipo de Igualdad Animal. Se trata de las granjas de foie en Francia: “Se documenta en vídeo y fotografía todo el proceso que sufren los animales: las condiciones en las que están y el maltrato que reciben”. Describe estas situaciones como escalofriantes. Otra de las últimas campañas que ha causado un gran impacto ha sido sobre el consumo de carne de perro y gato en China. Coral sonríe al recordar la parte positiva que ha tenido esta historia: el equipo de activistas que estuvo realizando la investigación decidió rescatar a Vita, una perra que encontraron en un matadero. Al llegar a España le realizaron las pruebas médicas y supieron que la perra estaba embarazada. Así que no sólo salvaron la vida de Vita, también la de sus siete cachorros. Coral se muestra positiva en cuanto a este tema: “hemos conseguido el cierre de un matadero y de 33 comercios de tráfico de perros, y tenemos más de 300.000 firmas para seguir consiguiendo mejoras en China”.

Hemos conseguido el cierre de un matadero y de 33 comercios de tráfico de perros”.

Decidimos dar una mirada atrás y hablar sobre el pasado. Coral se hizo vegana por motivos éticos. Mucha gente confunde el vegetarianismo con el veganismo. Ser vegetariano hace referencia a la dieta y ser vegano es un estilo de vida. “Decidí dar el paso de manera progresiva. Cuando vivía con mis padres era difícil tomar la decisión pero cuando vine a Barcelona a estudiar descubrí qué era el veganismo”. Le pregunto también sobre la campaña que le causó más impacto. “Cada año se organiza un acto multitudinario en la Puerta del Sol de Madrid, donde los activistas nos colocamos en forma de pirámide, y cada uno de nosotros sostiene un animal muerto víctima de la explotación animal. El animal sin vida que tuve entre mis manos era un cerdito recién nacido. Además, el discurso que pronunciaron ese día fue muy emotivo y la gente que nos estaba mirando tuvo reacciones distintas. Muchos se enfadaban porque se sentían cuestionados. Suena impactante pero realmente si lo vives… es impresionante”.

Lo ideal para mí sería dejar de consumir animales en cualquier forma, pero sería un proceso de años”.

 Con la sonrisa aún en la cara nos dirigimos al futuro. La visión de Coral es, aparentemente, una utopía a la que sólo se puede llegar después de mucho trabajo de sensibilización y concienciación. “Veo igual de injusto utilizar a los animales para la industria peletera, la cárnica o la láctea. Lo ideal para mí sería dejar de consumir animales en cualquier forma. Cada vez somos una sociedad más civilizada. De todos modos, no se puede conseguir que en un día se acabe con el maltrato animal por completo. De momento se han prohibido las corridas de toros en Barcelona y el uso de animales en los circos. Este es un proceso de años y debemos seguir en la misma dirección”.

 Con estas palabras aun flotando en el aire nos acabamos el zumo y el té. Me llevo a casa la experiencia de Coral que, sin duda, me hará reflexionar y plantearme algunas cosas de manera distinta.

foto 4-1

Coral Ricote compartiendo su experiencia conmigo en el Veggie Garden de Barcelona // N. EMILIO.

 

 

Anuncios